jueves, 13 de febrero de 2014

Puede que alguno de vosotros recuerde la publicidad de una serie que promocionaba Cuatro allá por el 2012 en la que se veía a una pobre chica secuestrada grabando un vídeo con las condiciones de su liberación, que básicamente se resumían en una: que el Primer Ministro de Gran Bretaña tuviera sexo en directo con un cerdo y fuera transmitido por todas las cadenas nacionales. Un tanto bizarro, pero capta la atención. Bien, pues yo me acuerdo perfectamente de aquellos trailers, pero nunca llegué a verla y supongo que a más de uno le pasó como a mí, porque la serie pasó por la televisión española sin pena ni gloria, a diferencia de lo que ocurrió en su país, que se convirtió en un éxito de audiencia. 

'Black mirror' es una miniserie compuesta por dos temporadas de tres capítulos cada uno creada por Charlie Brooker, al que quizás recordéis por ser el también creador de 'Dead set', otra miniserie que podría resumirse como la suma de un apocalipsis zombie y la casa del reality Gran Hermano. En este caso, Brooker quiso centrar su atención en un tema mucho más realista, aunque en algunos casos raye la ciencia-ficción: las nuevas tecnologías y las redes sociales en una sociedad que sufre una adicción a ellas cada vez más fuerte. 

Fotograma del capítulo '15 millones de méritos'
Así definido puede que no te atraiga demasiado y pienses "La ciencia ficción no es lo mío, no es una serie para mí", pero espera un momento. Lo realmente fascinante de 'Black mirror' es los escalofríos que produce una realidad que podría materializarse en los próximos 15 días, en la que podamos grabar todo lo que vemos a través de un chip implantado en nuestro ojo, o transformar la humillación pública más atroz en un reality show de gran audiencia. Y todo ello en un mundo sin coches que vuelan o ciudades al estilo 'Blade Runner', sino dentro de una sociedad como la que conocemos, en la que te sientas en el sofá a ver la tele después de trabajar de nueve a cinco. Porque, puede que las innovaciones que nos muestra en la serie parezcan muy futuristas pero, ¿qué habrías dicho si hace 10 años nos dijeran que iba a parecernos algo normal hacer fotos de nuestra comida con el móvil y subirlas a una red social para que el mundo entero lo viera? 

Fotograma del episodio 'Oso Blanco'

La serie es una sátira, una crítica abierta a la clase de seres humanos en los que nos estamos convirtiendo a pasos agigantados, y explora las posibilidades que podrían ocurrir si seguimos por ese camino que nos lleva directamente a la deshumanización. Cada capítulo narra una historia diferente bajo la misma premisa, y aunque hay algunos mejores que otros, todos te dejarán una sensación de inquietud que te llevará a cuestionarte muchas de las rutinas que ya haces cada día y acabarás dándole vueltas a la misma pregunta: ¿éste es el espejo en el que me gustaría mirarme? En definitiva, no te la puedes perder si te gustan la clases de series o películas que, además de entretenerte y estar hechas con una calidad excelente, te hacen pensar. 


ESCRITO POR Silvia Gutiérrez

Periodista por vocación, defensora de las causas perdidas por naturaleza. No acepta la callada por respuesta.

1 comentarios:

¡Muchas gracias por tu aportación!

 
Toggle Footer